Consigue una boda con personalidad propia.

Si quieres que tu boda sea recordada por tus invitados tienes que lograr que sea original, diferente y, para ello, nada mejor que conseguir que refleje vuestra personalidad en todos los detalles.

Una de las cosas más complicadas a la hora de organizar una boda es que los novios no sólo son los protagonistas, además son los anfitriones de sus invitados. Ellos son una parte muy importante de vuestro día especial y, todos los novios les gustaría que recordasen su boda como mejor boda en la que he estado, o al menos, conseguir que la recuerden como un evento único y especial, ¿a que sí?. Os vamos a dar unos consejos para “tocar el corazoncito de vuestros invitados” y que ese día también se convierta en un recuerdo imborrable, también para ellos.

¿Preparados para organizar una boda con personalidad propia?

1. Sello de identidad.

Toda pareja tiene una personalidad propia, una identidad que la hace diferente de las demás. Gustos, aficiones, recuerdos e incluso rasgos físicos pueden ser una buena excusa para armonizar los detalles o tematizar vuestra boda. No hablamos de esa bodas temáticas que se venden a granel, sino de algo mucho más real y entrañable.

Si por ejemplo sois amantes de la naturaleza y de los productos naturales ¿qué tal si les das protagonismo en tu boda? pueden ser ingredientes de tu menú, regalos para tus invitados o elementos de la decoración… sea como sea haz que tu boda tenga un sello personal, es la mejor manera de que sea única.

2. Cuenta tu historia.

¿Has pensado proyectar un vídeo con vuestras mejores fotos? en un día tan emotivo es entrañable recordar esos instantes especiales que han marcado vuestra historia juntos y que os han llevado a hasta la boda. Seguro que será un placer recordarlos junto con las personas a las que queréis y que os acompañan en vuestro día. Será una sorpresa para ellos que les incluyas en el vídeo, porque son parte de tu vida y así es como quieres que se sientan en esos momentos ¿verdad?

3. Nada de obsequios tradicionales.

Habéis visto el monólogo de Luis Piedrahita sobre el cajón de los objetos “innecesarios” pues con frecuencia está lleno de “originales regalos para bodas”. Seguro que vosotros también tenéis guardados en algún rincón llaveros, marcos, toallas en forma de ramo, abretodo, botecitos de colonia, abridores, espejos o imanes…

Por mucho que intentemos ser originales con los regalos que se entregan a los invitados, no es sencillo conseguir que nuestro detalle destaque del resto. Por eso… ¿qué tal si te demarcas con un producto de gourmet etiquetado para la ocasión? al menos así, podéis estar seguros de que el recuerdo no acabará en la basura y, además, harás que tus invitados pasen otro buen rato, a vuestra salud después de la boda.