Fideuá marinera maridada con cerveza artesana tipo golden ale

Ya estamos en primavera y el sol nos alegra la vida, nos invita a salir de casa y disfrutar del aire libre. A correr por el parque, a ir bicicleta, practicar senderismo o caminar por la arena. La primavera nos acerca a un sinfín de actividades… y, claro, luego nos entra un hambre feroz.

Como nos sentimos activos y dinámicos no es cuestión de romper la estampa con un codillo asado, pero sí podemos saciar el apetito con un plato mediterráneo que nos viene al pelo: la fideuá.

Hoy te proponemos una fideuá de pescado como la de nuestra foto. A nosotros nos ha quedado muy rica y seguro que a vosotros también, porque la dificultad es mínima.

Como en todos los platos marineros el primer y fundamental paso es preparar un buen fondo de pescado que se convierta en el hilo conductor del plato y domine con sus sutiles aromas sabores al resto de ingredientes.

Para esta receta vamos a emplear pescado de roca, unos cangrejos y una cabeza de rape.

Receta de fideuá marinera fácil de preparar

  • Paso 1: comenzamos preparando un sofrito de cebolla, puerro, apio y tomate al que añadiremos los pescados y mariscos. En media hora tendremos el fumet listo.
  • Paso 2: Colamos y reservamos.
  • Paso 3: En este momento ponemos al fuego la paella, echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra en el que echamos un ajo picado, un poco de tomate triturado y los tropezones, en nuestro caso unos trozos de calamar y una gambas peladas.
  • Paso 4: Al momento echamos los fideos (del número 2) y el caldo de pescado que tenemos apartado (el doble de caldo que de fideos).
  • Paso 5: Diez minutos a fuego fuerte y cinco más reduciendo la llama y el caldo se habrá evaporado dejando todo su sabor en los fideos y ¡el plato está listo!

Cuando lo llevamos a la mesa lo servimos en platos o bien disfrutamos directamente de la paella, que es algo muy típico de la tierra de origen de este plato, Alicante.

Pero lo que no puede faltar es una deliciosa cerveza artesana Tierra de Frontera, servida bien fría al momento. Una Mariloli puede ser la compañera ideal del plato por su ligereza, frescor y aromas… una cerveza muy primaveral, sin duda.

Bueno, pues suerte con los fogones y si te sientes orgulloso de tu plato, no dejes de compartirlo con nosotros… igual hasta te damos una sorpresa y todo.