Gachas para la noche de los santos

Tradicionalmente era costumbre cenar las gachas de los santos la noche del primero de noviembre. Es un plato muy sencillo y están buenísimas:

Se ponen 100 ml de aceite de oliva virgen a freir en una sartén profunda. Cuando el aceite está caliente, se separa del fuego, se espera a que se enfríe un poquito y se le añade un litro de agua y una cucharadita de sal (al gusto). Esta mezcla se vuelve a poner al fuego y cuando vuelve a hervir debemos ir añadiendo harina, sin dejar de mover para que no se hagan grumos, la dejamos aproximadamente 15 o 20 minutos, hasta que la mezcla está cocida.

Una vez que las gaschas están cocidas se le añaden diferentes condimentos, dulces o salados, al gusto, y se dejan un rato al fuego hasta que la mezcla es homogénea:

- Rodajas de chorizo frito
- dados de pan frito.
- garbanzos fritos.
- Dados de panceta frita, etc.

Hay quien tanto el chorizo, como el pan, como los garbanzos, etc. los fríen antes en el mismo aceite, pero debemos tener en cuenta que la mezcla se quedará más grasienta que cuando se hacen por separado.

Otra costumbre es una vez servidas en el plato, cada consumidor puede añadir sabores dulces al gusto (miel de caña, miel de abeja, azúcar, canela, etc..)

También es típico de esta noche preparar una buena sartén de castañas asadas ¡Qué buenas!