Las conservas caseras

Hoy en día encontramos las estanterías de los supermercados repletas de todo tipo de conservas, en bote o en lata, comidas ya cocinadas o alimentos frescos; pero la práctica de conservar alimentos se remonta a tiempos prehistóricos.

Las conservas en aceite, los pistos, las compotas al baño maría o las mermeladas son algunos de los métodos que se usan para conservar alimentos.

Antiguamente, las primeras semanas del otoño eran muy propicias para preparar las coservas de todas las frutas y hortalizas que la huerta había ido dando a lo largo del verano: tomates, pimientos, berenjenas, peras, melocotones, cerezas, etc.

Como hemos mencionado más arriba, existen varias técnicas para conservar alimentos, en este artículo os vamos a explicar 3 métodos para hacer conservas de tomate:

Método 1 (tomates naturales, conserva con polvos):
Pelamos los tomates y los troceamos finamente con un cuchillo. Añadimos un gramo de ácido salicílico por cada kilo de tomate (el ácido salicílico se puede comprar en la farmacia) y lo mezclamos muy bien. A continuación metemos los tomates picados en botes de cristal, los llenamos casi hasta arriba, dejamos un dedo libre que cubrimos con una cucharada de aceite de oliva, se cierran muy bien y listo.

Antiguamente no había tarros así que se usaban botellas. Se lavaban muy bien, por lo menos un día antes y se dejaban secar boca abajo. Los tomates se metían en las botellas con ayuda de un embudo y con una varilla para empujarlos. Una vez llenas, las botellas se tapaban con corchos nuevos.

Método 2 (tomates naturales, conserva al baño maría):
Se pelan y se trocean los tomates maduros en trozos de tamaño mediano-pequeño. Se ponen en tarros de cristal que se llenan casi hasta arriba, se tapan bien y se meten al baño maría, cubiertos totalmente de agua. Hervir de 20 a 30 minutos y listo.

Método 3 (sofrito de tomate, conserva al baño maría):
En una olla grande se trocean los tomates y después se ponen a cocer y le vamos dando vueltas con una paleta de vez en cuando (se le puede ir quitando el agua mientras hierven). Cuando han hervido un rato (entre 20 o 30 minutos), se mete la batidora y se tritura, antiguamente este paso se saltaba.
Si queremos podemos llenar los botes de cristal con tomate solo, pero también se puede hacer un sofrito de cebolla, pimiento (verde o rojo), zanahoria y otras hortalizas y después triturarlas y mezclarlas con el tomate. Una vez que se llenan los botes hasta arriba, se tapan bien y se meten al baño maría durante 20 o 30 minutos.