Maridar marisco y Tierra de Frontera

Los productos del mar encuentran en la cerveza una pareja perfecta, ya que la delicadeza de su sabor y la sutileza de sus matices se preservan en el maridaje y a su vez la frescura y aromas de la cerveza refuerzan ese sabroso bocado.

El marisco, crustáceos, cefalópodos y moluscos, son un manjar muy apreciado no sólo como plato principal, sino como aperitivo o pincho. Es difícil concebir el típico tapeo sin algún tipo de marisco ¿verdad?

La cerveza es la acompañante ideal de mariscos hervidos, ya que ensalza su potencia gustativa sin restarle personalidad. Tampoco hay una bebida mejor para disfrutar de un salpicón, ya que el ácido de la vinagreta no casa con el vino.

Pero también podemos utilizar la cerveza para cocinar marisco. Por ejemplo, añadir al como base para la cocción de mejillones o berberechos un poco de cerveza les aportará un punto rico y especial.

Como somos mucho de recetas sencillas y adaptadas a cada época del año, no podemos dejar de proponeros un entrante a base de cangrejos cocidos que acompañaremos de una Mariloli o Tierra de Frontera.

Lo principal en este plato es el producto. Por tanto, recurriremos a la lonja más cercana y nos haremos con media docena de cangrejos mediterráneos. Han de estar vivos y tener un tamaño suficientemente grande. Los sumergiremos en agua fría de mar o agua dulce con sal gorda (unos 35 gr/litro) y una hojita de laurel. Llevaremos a ebullición y mantendremos el hervor por espacio de cinco minutos. Los cangrejos tomarán un tono rojizo característico. Una vez pasado el tiempo, los retiraremos del fuego, escurriremos y dejaremos enfriar. En ese momento estarán listos para su consumo.

Para un aperitivo perfecto, abriremos una Mariloli o Tierra de Frontera bien fría, servida en un vaso o copa abierto y paladearemos esta combinación perfecta en la mejor compañía. Será un momento perfecto.