Si eres consumidor de cerveza, probablemente también tengas buenos hábitos alimentarios

Así se desprende del estudio Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios, que han dirigido Rosa M. Ortega Anta, Catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y Lluís Serra-Majem, Presidente de la Academia Española de Nutrición y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Según la investigación, las personas que consumen de forma moderada y habitual cerveza tienen mejores hábitos alimentarios que quienes no lo hacen. Las mujeres que toman cerveza consumen a la vez más frutas y verduras, de forma que ingieren más vitamina A, folatos, pridoxina, yodo y magnesio.
También el estudio acaba con el mito de que la cerveza engorda, ya que los consumidores habituales y moderados de cerveza tienen una morfología física más adecuada que los no consumidores, sobre todo en hombres. Ello es debido a que una cerveza de 200 ml apenas aporta 84 calorías, una cifra sensiblemente inferior a otras bebidas alcohólicas o carbonatadas y que además no es especialmente significativa respecto a la cantidad de energía diaria que precisa una persona normal.
Los beneficios nutricionales de la cerveza, además, se extienden a la protección cardiovascular y a la presencia beneficiosa de componentes como hidratos de carbono, fibra soluble, vitaminas, minerales y polifenoles. Por ello, alcanza propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e incluso reguladoras del metabolismo lipídico del organismo.


Por ello, os seguimos invitando a que vuestra cesta de la compra no olvide la cerveza artesana Tierra de Frontera, que además de reunir las cualidades mencionadas por dicho estudio, ofrece un sabor exclusivo y único, fruto de los mejores ingredientes naturales y el saber hacer de nuestro maestro cervecero.